miércoles, 30 de mayo de 2012

Un modelo de comunicación para prevenir conflictos socioambientales


Un modelo de comunicación para prevenir los conflictos socioambientales[i]

Por Vladimir Sedano[ii]

En relación a los conflictos socioambientales, principalmente mineros, que en los últimos años se han suscitado en el país, y en la actualidad tenemos una serie de conflictos de este orden latentes a lo largo y ancho de nuestro territorio, mucho se ha opinado y cada quien ha dado su posición frente a la actividad minera.

En el interior del país, principalmente en las zonas donde operan las empresas mineras, las poblaciones rurales y comunales casi no han manifestado públicamente sus posiciones, más se ha escuchado a algunos líderes locales o representantes políticos de los Gobiernos Regionales o Gobiernos Locales, o en algunos casos a líderes ambientalistas manifestar su rechazo casi recalcitrante a la actividad minera, desconociendo cualquier beneficio que está pudiera generar para el país.

Y el principal argumento que se escucha tiene que ver con que la minería en el país no genera para nada desarrollo, el mismo que se puede evidenciar en la pobreza persistente en las zonas rurales o del interior del país, donde opera la minería. Sin embargo, nadie ha hablado del rol del Estado en su función de promover el desarrollo del país para estas zonas.

A contraste, en los últimos años el Gobierno Central, los Gobiernos Regionales y Gobiernos Locales se han beneficiado enormemente con más recursos de canon y sobrecanon, así como de regalías mineras, las mismas que no están siendo adecuadamente utilizadas para contribuir con el desarrollo de los pueblos del interior. El canon y sobrecanon, así como las regalías mineras casi no llegan a las zonas de influencia transformados en proyectos de desarrollo u obras que contribuyan a superar la pobreza y extrema pobreza. 

Entonces, no se puede responsabilizar del todo a la actividad minera, si esta es la principal fuente de contribución para el canon, sobre canon y regalías, las que principalmente deben usarse en obras y proyectos para desarrollar a los pueblos del interior, y casi no se usan para este fin, debido a una serie de limitaciones y a la burocracia del sistema estatal.

En cuanto a la gestión de la empresa minera está se debe realizar con el uso de la más alta tecnología, a fin de reducir los impactos ambientales en los territorios donde se opera y además la misma debe generar en las zonas de influencia la inclusión de los actores locales en la prestación de los servicios de terceros o de personal de mano de obra no especializada, situación que ya se viene realizando en la gestión de algunas empresas mineras.

Sin embargo, cuando se habla de los conflictos socioambientales en nuestro país, inmediatamente se hace referencia, como ya se ha visto en casos como el conflicto de Bagua en el pasado reciente, o el de Conga en la actualidad, al tema del manejo inadecuado de la información o, en otras palabras, a la desinformación de las poblaciones del interior.

Se dice, por ejemplo, que las poblaciones protestan por la desinformación que tienen respecto a los reales beneficios de los proyectos extractivos, debido a que las empresas y el gobierno no manejaron adecuadamente los procesos de información dirigida hacia las poblaciones y comunidades locales de las zonas de influencia del proyecto.

Siendo así, tenemos una población que no fue consultada previamente, desinformada sobre los beneficios del proyecto extractivo, y además con una percepción negativa de las actividades extractivas debido a que no se utilizan los recursos del canon y sobrecanon, entre otros, de sus municipalidades y Gobiernos Regionales, en proyectos de desarrollo local, y que desconocen que estos provienen del impuesto a la renta de las empresas extractivas, principalmente.

En ese marco de referencia, la intervención minera o extractiva puede presentarse como una amenaza para las poblaciones aledañas, en tanto que se haría uso de los recursos naturales, con los cuales además las poblaciones de las comunidades tienen otro tipo de vínculo ancestral y tradicional.

Mientras tanto, las empresas mineras o extractivas no ejercen una gestión de la comunicación adecuada para informar los beneficios de los proyectos o para establecer una mejor relación con las comunidades y poblaciones locales, basadas en un genuino entendimiento del “otro” en la comunicación.

Las empresas extractivas generalmente contratan a comunicadores o relacionistas comunitarios que desconocen los modelos de comunicación adecuados para el establecimiento de una mejor interrelación con las comunidades o desconocen las herramientas más adecuadas de comunicación para zonas rurales, teniendo en cuenta las diferencias existentes entre el campo y la ciudad.

Se aplica, por lo tanto, modelos tradicionales, funcionalistas o desarrollistas de la comunicación, en donde se da mayor importancia al emisor, que busca influir en el receptor en función a la elaboración de mensajes que sólo apelan a las emociones, sin buscar el cambio social sostenible. Entonces, vemos que se utiliza, por ejemplo spots de televisión, para mostrar los beneficios de la minería, contados a partir de actores que representan al poblador o comunero de la zona de influencia, y que puede resultar hasta ofensivo para el comunero local por la exagerada dramatización o que ni siquiera será visto por él debido a que no tienen acceso a la televisión.

El manejo de la comunicación con las comunidades es diferente al manejo que se pueda ejercer a nivel corporativo, institucional, publicitario o citadino. Para ser entendidos por los comuneros se requiere de otro modelo que permita el desarrollo de la comunicación de forma horizontal, interpersonal y que reconozca la cultura del poblador de andino o amazónico.

Al respecto, el modelo de comunicación para el desarrollo es una alternativa real y viable para comunicarse con las comunidades y prevenir los conflictos socioambientales, ya que este modelo descarta la participación del emisor y receptor, como tales, del modelo tradicional y los reemplaza por el tomador de decisión A y el tomador de decisión 1, entendiendo que cada cual tiene su propio marco de referencia, distinto el uno del otro. 

Por ejemplo, tenemos por un lado, al empresario minero, que vendría a ser el tomador de decisión A, y por el otro, al comunero, que vendría a ser el tomador de decisión 1; como se ve, cada tomador de decisión tiene la misma importancia en el proceso de comunicación ya que A es la primera letra del alfabeto y 1 el primer número.

Al tomador de decisión A le interesa, por ejemplo, la rentabilidad de su inversión a partir de una eficiente explotación de los recursos naturales; mientras que al tomador de decisión 1 le interesa que no se perjudique el ecosistema que le permite realizar sus actividades agropecuarias. Para el tomador de decisión A, los recursos naturales son la base para la extracción de la materia prima de los minerales que vendrán a ser sus productos; mientras que para el tomador de decisión 1, son elementos de su cosmovisión andina: la pachamama. En ese sentido, es difícil el entendimiento, ya que los intereses y percepciones son diferentes.

Sin embargo existen elementos que pueden ser comunes a ambos. Tanto al tomador de decisión A como al tomador de decisión 1 les interesa obtener mejores ingresos por sus actividades económicas. El empresario busca la rentabilidad de su inversión y tiene que aprovechar el momento actual del alza en los precios de los minerales a nivel internacional; mientras que el comunero, dedicado tradicionalmente a las actividades agropecuarias, quiere tener una buena producción y comercialización de sus productos (más rentabilidad), o tener un trabajo que le permita mejores ingresos económicos.

En ese marco, el entendimiento puede lograrse a partir del uso del modelo de comunicación para el desarrollo, que permita conocer e interrelacionar los intereses de cada uno de los agentes de comunicación, que en los conflictos se llaman las partes.

Pero para establecer una genuina comunicación se requiere en principio la voluntad por parte de la empresa extractiva, de mejorar la gestión de sus comunicaciones o relaciones comunitarias, adoptando el modelo de comunicación para el desarrollo, como herramienta que sirve más allá de la transmisión de la información, en la estrategia para generar el cambio de actitud, a partir del involucramiento del “otro” en el proceso de la comunicación, reconociendo sus necesidades, sus percepciones, su idioma, su cultura, a fin de que el cambio sea sostenible.

La comunicación para el desarrollo, como modelo ayudará a reconocer la capacidad pensante del receptor, que no será más receptor, sino tomador de decisiones, agente participante en el proceso comunicacional, el mismo que será no sólo estrategia, sino fin en sí mismo tiempo, con lo cual se garantizará la democratización en la comunicación.

Este modelo, en las empresas extractivas, tendrá que abordar el diseño sistemático y el uso de actividades de participación, enfoques, métodos y medios para compartir información y conocimiento entre todos los agentes en un proceso de desarrollo rural, para asegurar el entendimiento mutuo y el consenso que lleva a la acción. 

Por lo tanto, redefinir las estrategias de comunicación de las empresas extractivas fundamentalmente tiene su punto de partida en adoptar el modelo de comunicación para el desarrollo para la gestión de la comunicación corporativa orientada a las zonas influencia y de relaciones comunitarias, si se quiere prevenir los conflictos socioambientales o establecer mejores relaciones con la comunidad.


En este modelo de Comunicación para el Desarrollo, la designación tradicional de receptor y fuente han sido cambiadas por Tomador de decisión 1.
es la primera letra del alfabeto mientras que es el primer número arábigo. De esta forma ideal, no aparece un elemento dominador como ha sido el caso en los primeros modelos de comunicación.
Se reconoce que los dos tomadores de decisión no comparten las mismas destrezas de comunicación y como resultado el (comunicador) en este modelo, se toma como el facilitador que interactúa con cada tomador de decisión dentro de su propio marco de referencia. El facilitador traduce las palabras, expresiones y acciones de un tomador de decisión (la pequeña) en el lenguaje (la grande) comprensible para el otro tomador de decisión, para crear un mutuo entendimiento que lleva a una toma de decisiones conjunta y exitosa.

Vladimir Sedano Mayhua
Consultor en comunicación y desarrollo


Cel. 988589128
RPM #988489128



[i] Se autoriza la reproducción total o parcial del presente artículo siempre que se cite al autor.
[ii] Vladimir Sedano es Licenciado en Ciencias de la Comunicación, y especialista en Comunicación para el Desarrollo. Ha implementado estrategias y modelos en comunicación para el desarrollo en sectores relacionados con agricultura, gestión local concertada, ordenamiento territorial y responsabilidad social corporativa.

miércoles, 2 de mayo de 2012

Libros, textos, exposiciones, planes y otros en Comunicación para el Desarrollo

Ponemos a su disposición CDs con contenido de libros, textos, exposiciones, planes, informes, videos y otros sobre Comunicación para el Desarrollo en los siguientes temas:
  • Campañas comunicacionales
  • Comunicación corporativa
  • Estrategias de comunicación
  • Comunicación intercultural
  • Comunicación para el cambio social
  • Comunicación para el desarrollo en America Latina
  • Comunicación y ciudadanía
  • Comunicación y desarrollo rural
  • Comunicación y medio ambiente
  • Comunicación y salud
  • Diagnóstico de la comunicación
  • Planificación de la comunicación
  • Experiencias en comunicación para el desarrollo (Perú, Bolivia, Argentina, Chile, Ecuador y otros)
  • Herramientas de comunicación para el desarrollo
  • Investigación en comunicación para el desarrollo
  • Planificación de la comunicación
  • Responsabilidad social empresarial y comunicación para el desarrollo
  • Investigación en comunicación
  • Fortalecimiento de capacidades
  • Bibliografia de los teóricos de la comunicación para el desarrollo
Solicite su Cd por tema al telefono 01 - 5711398, celular 988489128, RPM #988489128 o visitenos a nuestra oficina Av. Brasil N° 861 Oficina 1203 Jesús María, o al correo ecossperu@gmail.com envíos a provincias por curier o vía correo electrónico.

Costos por Cd temático S/. 20.000.00
Cada Cd contiene varios archivos especialmente seleccionados, a fin de brindarte de manera rapida los conocimientos que deseas tener acerca de la Comunicación para el Desarrollo como una herramienta práctica y necesaria para la gestión de la comunicación en nuestra realidad peruana o latinoamericana.

lunes, 30 de abril de 2012

El rol del facilitador o comunicador en la Comunicación para el Desarrollo

El rol del facilitador o comunicador en el modelo de comunicación para el desarrollo

En este video se describe el rol del agente facilitador como mediador de la comunicación entre los tomadores de decisión A y 1, en el marco del modelo de comunicación para el desarrollo.

jueves, 26 de abril de 2012

¿Cómo comunicarse mejor con las comunidades?


¿Cómo comunicarse mejor con las comunidades?

Vean este video, a través del cual, de manera pedagógica, a partir del análisis de la comunicación que realizan algunas empresas extractivas se propone el modelo de Comunicación para el Desarrollo, como una mejor forma de comunicarse con las poblaciones rurales, a diferencia del modelo convencional.

martes, 3 de abril de 2012

Modelo de Comunicación para el Desarrollo


En este modelo de Comunicación para el Desarrollo, la designación tradicional de receptor y fuente han sido cambiadas por Tomador de decisión A y 1.

A es la primera letra del alfabeto mientras que 1 es el primer número arábigo. De esta forma ideal, no aparece un elemento dominador como ha sido el caso en los primeros modelos de comunicación.

Se reconoce que los dos tomadores de decisión no comparten las mismas destrezas de comunicación y como resultado el C (comunicador) en este modelo, se toma como el facilitador que interactúa con cada tomador de decisión dentro de su propio marco de referencia. El facilitador traduce las palabras, expresiones y acciones de un tomador de decisión (la x pequeña) en el lenguaje (la x grande) comprensible para el otro tomador de decisión, para crear un mutuo entendimiento que lleva a una toma de decisiones conjunta y exitosa.

Conceptos y tipos de Comunicación para el Desarrollo

La Comunicación para el Desarrollo alude al tipo de comunicación que debe estar intencionalmente dirigida y sistemáticamente planificada a la consecución de cambios concretos en la sociedad, en las instituciones y los individuos. Cuando la comunicación está ligada al desarrollo, nos dice Rosa María Alfaro (1993), lo hace no sólo como aporte auxiliar y metodológico, sino como objeto mismo de transformación de la sociedad, constituyéndose, por lo tanto, en medio y fin.

El boliviano Luís Ramiro Beltrán (1993) clasifica las experiencias de comunicación y desarrollo en:

i) Comunicación de Desarrollo, noción de que los medios de comunicación tienen la capacidad de crear una atmósfera pública favorable al cambio, considerada indispensable para la modernización de sociedades por medio del crecimiento económico;

ii) Comunicación de Apoyo al Desarrollo, noción de que la comunicación planificada y organizada, masiva o no, es un instrumento clave para el logro de las metas prácticas de instituciones y proyectos específicos que buscan el desarrollo; y,

iii) Comunicación Alternativa para el Desarrollo Democrático, noción de que al expandir y equilibrar el acceso y la participación de la gente en el proceso de comunicación, masiva o interpersonal, el desarrollo debe asegurar además de beneficios materiales, justicia, libertad y gobierno de la mayoría.

A esta tipología su compatriota Adalid Contreras añade:

Comunicación-Desarrollo o Comunicación con Desarrollo, cuando la comunicación se enriquece con los estudios de recepción y consumo cultural, diseñando un paradigma que valora las mediaciones en la apropiación y uso de mensajes desde la complejidad de las culturas.

Para la FAO (2008) la Comunicación para el Desarrollo es el diseño sistemático y el uso de actividades de participación, enfoques de comunicación, métodos y medios para compartir información y conocimiento entre todos los socios en un proceso de desarrollo rural, para asegurar el entendimiento mutuo y el consenso que lleva a la acción. Tiene como fin facilitar la participación de la población en todos los niveles del proceso de desarrollo, para identificar e implementar políticas apropiadas, programas y tecnologías para prevenir y reducir la pobreza con el fin de mejorar las estrategias de vida de la población, de una manera sostenible.

Teorías críticas de la comunicación

Por Vladimir Sedano

Sobre teorías críticas de comunicación, la mexicana Zoila García, nos recuerda que Mario Kaplún señala la influencia de los medios y cómo se construyó por los teóricos estadounidenses toda una teoría de la comunicación social a partir de éstos. Su funcionamiento se constituyó en paradigma de comunicación, y para poder estudiarlos se construyó un cuerpo teórico centrado exclusivamente en la transmisión de señales y mensajes. Para los teóricos norteamericanos de aquellos años (Claude Shannon, Harold Laswell, Wilbur Scramm) en esto consiste la comunicación, una forma en la que se da mayor importancia a los roles del emisor y mensaje por sobre la pasividad del receptor.

Ellos, dejaron de lado las relaciones humanas, el contexto social y la cultura en general para basarse en la técnica, la ingeniería, la electrónica y las poderosas empresas, dueñas de los medios, a partir de los cuales concibieron a la comunicación.

Teóricos latinoamericanos pronto cuestionaron el modelo: emisor – mensaje - receptor no por falso, sino porque en éste el receptor sólo es quien escucha y testifica que realmente ha escuchado el mensaje, sin participar activamente en la comunicación, sin dialogar con el emisor. Por lo tanto, esta es una comunicación unilateral o, más bien, solamente información. Siendo así, los mass media (medios masivos) para algunos teóricos latinoamericanos se ubican dentro de los medios de información y no de comunicación propiamente dicha.

Los estudiosos latinoamericanos propugnaron que la comunicación es aquella que se da como una forma de relación comunitaria humana, que se encuentra entre interlocutores en forma recíproca. Comunicar es compartir en un encuentro, en una participación, en una elaboración del conocimiento con los otros y de los otros, como sostiene Vygotski, según García.

Informar, en cambio, corre el riesgo de proporcionar solamente conocimientos actuales sobre los temas que se requieren desde una racionalidad pedagógica que Freire ya impugnó como “educación bancaria” solo que ahora en su moderna modalidad de “cajero automático”, reafirma la investigadora en mención.

Sin embargo, ella nos dice que esto último también es controversial, según opinión de J.R. Vidal, aunque es cierto que muchos autores así lo expresan: la transmisión de información no es un proceso independiente de la comunicación, es justamente el recurso básico de la comunicación, lo que sucede es que la comunicación no se agota en su momento transmisivo, sino que a partir de la transmisión se inicia un proceso de evocación de representaciones y construcción de sentidos que la enriquecen y hacen más compleja.

Por lo tanto, también es reduccionista decir que sólo hay comunicación cuando hay bidireccionalidad, lo cual sería reducir la comunicación sólo al diálogo y este es nada más que un tipo de comunicación posible, necesaria y aconsejable en las relaciones cercanas, pero no en relaciones alejadas, donde en definitiva se requiere el uso de la transmisión de la información, de señales, de datos, tal cual vemos a diario cuando usamos las Tecnologías de Información y Comunicación.